El Discipulado Integral Comunitario es para ser usado en la vida regular de la iglesia. En la oración, en las lecturas devocionales diarias, en los estudios bíblicos de la semana y en los sermones. Aborda temas de la vida real de cada creyente, familia y congregación.

El Discipulado Avanzado Comunitario se enfoca en temas que muchas veces son tratados en círculos avanzados de la teología (maestrías, doctorados, etc.), pero hoy son aspectos desafiantes para los cristianos laicos en cualquier lugar del mundo. DAC cuenta con varios manuales independientes entre ellos, que no necesitan seguir un orden especifico:

Porciones para la Vida:

El libro: Porciones para la vida es un andar por los cinco primeros libros de Moisés en directa conexión con el resto de la Biblia. Brindando un alcance a la totalidad del texto en un período de tres años. Cada porción cuenta con un texto áureo, siete  textos que abarcan los días de la semana para las lecturas devocionales e incluso uno de ellos puede servir al predicador semanal como su texto base para el sermón, una descripción de los temas principales del texto áureo y una sección de preguntas para ayudar con el diálogo entre estudiantes bíblicos. Esto facilitará el andar armonioso y profundo de cualquier congregación a pesar de las diferentes edades e intereses.    

Nivel Básico:

En éste se responden preguntas como: ¿Quién creó a Dios? ¿El mundo fue creado o simplemente evolucionó como consecuencia de sucesos casuales? ¿Por qué si Dios es bueno existe la maldad en su creación? ¿Dios olvidó su creación o hay un plan para ella? ¿Qué significa que tenemos la imagen de Él? ¿Un Dios trino es invención del cristianismo o es la naturaleza con que Dios se reveló? ¿Quién es realmente Jesucristo? ¿Es posible conocer a Dios? ¿Cómo debe ser la vida de un cristiano? Estos temas se recorren a través del primer versículo de la Biblia: «En principio creó Dios los cielos y la tierra». Teniendo en cuenta que la Biblia está compuesta por 31104 versículos y el texto áureo que se utiliza es el primero de todos, esto ayuda a inferir la grandeza de continuar transitando por el resto de la Biblia.

Nivel Para Miembro:

Cualquier congregación que desee tener miembros comprometidos y dispuestos a servir a Dios debe entender que más que un grupo es una iglesia. Ella se nutre de hijos de Dios, no de “creyentes”, ni de personas con cultura cristiana. La iglesia verdadera es aquella que se preocupa por lograr atraer personas a Cristo y luego a su membresía, nunca viceversa. El principal fracaso de muchas congregaciones es concentrarse más en la cantidad que en la calidad de sus miembros. No es que la cantidad no cuente, pues a eso ha llamado Cristo, sino que la calidad espiritual del cristiano reproducirá esa misma vida en cantidad de salvados. Es por esto que en este manual se responden preguntas como: ¿En qué tipo de congregación me encuentro? ¿Cuáles son sus creencias básicas? ¿Cuáles son sus valores? ¿Cómo se sostiene? ¿Cómo seré atendido yo y mi familia? ¿Tendré aquí los mismos problemas interpersonales que hay en el mundo? ¿Podré llegar a servir a Dios en esta familia cristiana? 


Nivel Para El Ministerio

En éste manual se presentan temas que muchas veces son “secuestrados” por seminarios y universidades, sin tener en cuenta que las iglesias locales en sus ministerios cotidianos no pueden prescindir de ellos. La iglesia, en su servicio local, muchas veces fracasa porque la necesidad de caminar como congregación no puede esperar, sin embargo, sus lideres y obreros no tienen acceso a un entrenamiento en esas diferentes áreas. Es hora ya que los cristianos que no puedan ir a cursos regulares o por extensión tengan acceso a aquellos temas que amenazan el caminar de su congregación. Sin entrar en una competencia con dichas instituciones, las cuales son necesarias también, se propone este discipulado indispensable para el ministerio en este siglo XXI.


La Biblia

En este manual se trata el tema de Biblia desde una perspectiva científica. Muchos cristianos creen que el texto bíblico fue seleccionado por un grupo de monjes, en una especie de teoría de conspiración, que desecharon unos libros y otros lo seleccionaron. Por su puesto, desechando los buenos y dejando los malos. Otros creen que determinadas Biblias son falsas y otras son traducciones de los textos originales. ¿Cuanta verdad hay en todo esto? se ha escrito mucho, pero siempre que se escriba al respecto se estará entrando en la competencia de las diferentes opiniones. Este manual no hace eso, sino que enseña al creyente a identificar por si mismo que tipo de Biblia tiene con él. Se pondrá en sus manos los últimos descubrimientos al respecto y también los retos que se deben enfrentar con el fin de ayudarle a decidir por sí sólo.


La Enseñanza Apostólica

No hay mejor forma de estudiar la Biblia que a través de los retos que tuvieron los propios escritores. Este manual no sólo presenta algunas exégesis necesarias del texto bíblico para entender de forma general este contexto, sino también hará un recorrido por la historia muchas veces no contada de ella. Hoy la iglesia vive un reto tremendo: Muchos se dan cuenta que se ha olvidado el contexto hebreo en que se escribió y se están actualizando a través de la enseñanza rabínica que les arrastra a la judaización. ¿Es esto bueno o malo? Al leer la Biblia vemos a los apóstoles en una batalla muy parecida, pero en esta ocasión era contra el peligro de la “gentilización”, llegando en ocasiones a decir: «no seas como los gentiles.» Entonces se puede aprender mucho de los apóstoles, no sólo para enfrentar el reto de la judaización, sino también el de la gentilización.


Educación Cristiana

En la actualidad muchos cristianos han sido marcados por el sistema educacional secular. Éste, aunque bueno, tiene muchas áreas débiles que terminan frustrando a sus educandos. Esto se puede constatar solo escuchando a las quejas de los propios maestros como su todo fuera parte de un circulo vicioso indestructible. La iglesia esta llamada por Dios a hacer discípulos, así que su tarea educadora no es un lujo, sino una necesidad indispensable. Que triste ver que ese modelo educativo secular que se encuentra en pleno fracaso es reproducido en la iglesia como si no hubiera más opción. Sin embargo, cuando vemos que el ministerio de Jesús y los apóstoles no fracaso, la respuesta no se haya en creer en que el “poder” de Dios fue el responsable, sino Su propia persona. Dios trajo no sólo poder sino también estrategia para hacer las cosas. Toda iglesia que desee ser efectiva en su ministerio educativo debe poner en practica esa estrategia divina. Este manual trata de eso.