Porción 20: Un nombre nuevo.

Texto áureo: Gn 35

Lecturas para adultos en la semana:
Gn 35; 2R 21-22; Sal 101-102; Jn 16; Ro 8.1-15

Descripción del tema:
1. Como hemos dicho en una clase anterior, en la Biblia los nombres no son meras etiquetas que identifican a las personas, sino que también les caracterizan. Por ejemplo, la palabra Isaac significa ‘risa’, Jacob significa ‘el que suplanta’ o ‘el que agarra por el calcañal’, y Esaú ‘pelirrojo’. Dios va a llamar a Jacob y a sus descendientes, a partir de este momento, Israel. Esto refiere principalmente ‘el que lucha con Dios’ y nadie que pelee con Él le puede ganar. Por esto sentimos orgullo de llamarnos “los que peleamos con Él”, porque en nuestra derrota hemos recibido bendición.

2. Es interesante notar que islam significa ‘sumisión voluntaria a Dios’ (aunque muchos no lo crean), a diferencia de Israel que es ‘el que lucha con Dios’, que es lo contrario. Los hijos de Dios no son como robots sin cerebro, sino que luego de una pelea por nuestra alma en lo intrincado de nuestra mente y corazón es que nos rendimos a Dios. Es ahí donde somos convencidos, en la derrota cuando peleamos.

3. Interesantemente vemos en Jacob un cambio desde aquel encuentro con Dios. Un nuevo hombre que cuida de no pecar contra Dios (v. 2), que se preocupa por adorarle en todo (vv. 3, 7), que influencia en los demás para bien (vv. 4-5), que ama el escuchar a Dios (vv. 10-12), y que no desea olvidar nunca el favor de Dios sobre él y dárselo a conocer a otros (vv. 14-15). Posiblemente alguien que le conociera de antes, al verle nuevamente notaría que ya no es el mismo.

Preguntas:
a) Si decide cambiar su nombre hoy, espiritualmente hablando, ¿cuál se pondría? ¿Por qué?

b) A la luz del v. 5, ¿cuál cree que sea la batalla que se está librando por usted?

c) ¿Cuáles cree que deben ser los cambios de alguien que se ha convertido al evangelio?

d) ¿Cree que las personas a su alrededor están esperando un cambio en usted o ya le han dicho que se puede ver? ¿Cuáles?