Porción 25: Al final siempre llega la promesa.

Texto áureo: Gn 41

Lecturas para adultos en la semana:
Gn 41; Sal 40; Sal 46; Lm 1-3; Ef 3; Stg 5

Descripción del tema:
1. José estuvo en prisión 11 años antes de los sueños del panadero y el copero, dos años después llegó su nuevo inicio (vv. 1; 46). Cuando se desea la bendición de Dios se debe estar dispuesto a esperar.

2. La primera vez que José interpretó sueños le pidió al copero que se acordara de él para que le ayudara a salir. Tal vez en estos dos años él aprendió que la voluntad de Dios no hay que lucharla, sino esperarla. A diferencia de su primera vez, en que pidió que se acordaran de él, al interpretar el sueño de Faraón no luchó por nada más. Fue ese el momento que Dios utilizó para traerle la bendición y su libertad.

3. José fue comisionado como primer ministro sobre todos los bienes de Faraón (vv. 37-45).

4. Él fue obediente a la visión celestial e hizo un plan de administración que tenía que ver con el mensaje que Dios le había dado. Esto nos enseña que él no solo interpretó, sino que también obedeció el mensaje divino. 

Preguntas:
a) ¿Por qué crees que Dios hace esperar al hombre por su bendición?

b) ¿Qué diferencia cree que existe entre esperar en Dios y no hacer nada por uno mismo?

c) ¿En qué manera Pablo fue obediente a la visión celestial?

d) ¿Qué otros personajes bíblicos tuvieron que esperar?