Porción 63: Dios cumplirá sus propósitos.

Texto áureo: Ex. 32-34

Lecturas para adultos en la semana:
Ex. 32; Ex. 33-34; Os. 10-11; Ro. 10; Ro. 11.25.36; Mt. 4

Descripción del tema:
1.      Interesantemente, en lo que Dios estaba instruyendo a Moisés en el monte para lograr del pueblo una nación santa, ellos estaban planificando hacer idolatría. Al leer el v.8 y compararlo con Ex. 20.3-4 veremos que el pueblo hizo exactamente lo contrario de todo lo que Dios les había mandado hasta el momento.  

2.      Debemos recordar que esas prendas que los israelitas tienen fueron entregadas por los egipcios cuando ellos salieron, pero no por voluntad o espontaneidad de los egipcios, sino porque Dios les dijo cómo debían hacer para saldar las deudas con ellos. O sea, que el tener esas prendas se lo debían a Dios.

3.      Cuando Moisés le dice a Dios que se acuerde de la promesa que había hecho a Israel no es porque a partir de ese momento Él reflexionaría por lo que había dicho, sino que con esto le estaba permitiendo a Moisés reflexionar en algo más elemental para que anduviera a su lado. Dios no destruiría a Israel porque había hecho una promesa, y todo lo que Él promete se cumple. Si no, esta sería la prueba de que Dios no sabe lo que pasará en el futuro, ni tiene control de las cosas humanas. Eso mismo fue lo que reflexionó Pablo cuando escribió a los romanos en los capítulos 10-11, al darse cuenta de que Israel sería salvo en algún momento muy a pesar de su rebeldía presente, pues el Señor así lo había prometido.

4.      Lo único que protegió al pueblo de Israel en este momento en que merecía ser destruido completamente no fue su actitud, ni la de Aarón, ni la de Moisés, solamente actuó a su favor el amor y la gracia de Dios.

5.      En esta narrativa vemos un orden: (1) vino el mandamiento de cómo hacer el tabernáculo, (2) luego vino el pecado del becerro, y después (3) la construcción del tabernáculo. Esto enseña que por muy mala que sea una actitud o pecado, siempre habrá oportunidad de cambiar las cosas en el Señor. En Dios no existe el fracaso, siempre habrá a través de Él oportunidad para enmendar los errores.

Preguntas:
a)      Algunos intérpretes creen que estos que pecaron aquí son las personas de otras naciones que habían salido con Israel de Egipto. ¿Cuál es su interpretación de esto?

b)     ¿Por qué cree usted que Moisés no trata de justificar al pueblo?

c)      ¿Qué cree usted que Moisés aprendió de todo esto?