Porción 83: La fiesta de las Sucot.

Texto áureo: Lv. 23.33-36

Lecturas para adultos en la semana:
Lv. 23.33-36; Neh. 7-8; Am. 9; Jn. 7; 2 Co. 5; 2 Co. 6    

Descripción del tema:
1. La palabra hebrea sucot significa ‘cabañas’, aunque muchas veces se puede traducir como ‘tabernáculo’. A partir de su significado podemos entender que Dios también estaba poniendo su propia cabaña en medio del pueblo en el desierto. Esta festividad es de gran alegría, pues expresa el regocijo de ser acompañados en el viaje de la vida por Dios. Sin embargo, encierra una conexión con Teruah (sonido de trompetas) y Hakipurim (expiación), pues ellas prepararon el camino a través del arrepentimiento y perdón para que ese andar juntos fuera posible.

2. Las cabañas también representan la vida en condiciones precarias y cómo Dios siempre ha estado dispuesto a acompañar al hombre hasta el punto de hacerse igual a él para redimirle y cohabitar en aquellos que le recibieron a través del Espíritu Santo.

3. Paralelo a esto hay otro simbolismo: Él es el verdadero refugio para aquellos que reconocemos la fragilidad humana. El tiempo que se pasa dentro de la cabaña para comer, orar, leer la Biblia (también se puede dormir) representa el deseo del creyente que ahora vive perdonado de tener comunión con Dios sin importar la situación por la que se esté atravesando.

4. Es en esta fiesta de las Sucot cuando se pasan siete días dentro de una cabaña y se añade un día más, fuera de la cabaña, de reposo (8º día) para celebrar y agradecer libremente a Dios. Su primer día es reposo al igual que el octavo. Ese ‘octavo día’ se llama en hebreo Shemini Atzeret y es de celebración libre, pues con este día Dios dignificaba al pueblo permitiéndole expresar su adoración sin requisitos. Por eso este día habla de la madurez espiritual, ya que es en la libertad cuando mejor se manifiesta la adoración a Dios, al ser capaz de rendirse al Creador y mirar la santidad voluntariamente. Este día también es utilizado para festejar por las porciones bíblicas que se leen durante el año.

5. Un símbolo muy especial de esta fiesta durante los días en las cabañas es el agitar tres ramas (mirto, sauce, palmera), juntas a una fruta (etrog o limón amarillo), ante la presencia del Señor como festejo y agradecimiento (Lv. 23.40).

6. Los días en las cabañas también son especiales, por el arrepentimiento y el agradecimiento en nombre de la humanidad que no conoce a Dios, a diferencia del octavo que es agradecimiento de los creyentes por la obra que el Eterno ha hecho en ellos.

Preguntas:
a) ¿Cómo cree usted que se relaciona la alegría de Sucot con la “tristeza” de Teruah?

b) ¿Qué semejanza encuentra entre Sucot e intimidad con Dios?

c) ¿Por qué cree que Jacob citó al profeta Amós? (Hch. 15.16-18).

d) Investigue qué sucede en el último día de Sucot en cada celebración que fue cuando Jesús ilustró el ministerio del Espíritu Santo (Jn. 7.37-39).