Porción 104: Dios exige los detalles de la adoración.

Texto áureo: Nm. 28-29

Lecturas para adultos en la semana:
Nm. 28; Nm. 29; Job 26-28; Sal. 73-74; Mt. 3; Mt. 21.1-22

Descripción del tema:
1. Cuando analizamos el texto que comprende esta porción surge una pregunta: ¿por qué Dios va a enseñar acerca de los diferentes holocaustos, seguido de la designación de Josué como relevo de Moisés? Es como si el texto nos dijera: “Moisés cumplió con su parte al demandar a Dios que enviara al líder apropiado, mientras Dios hace su parte al dar las instrucciones específicas para relacionarse con Él”.

2. Cualquier liderazgo humano es importante para el pueblo de Dios, pero este será en vano si no está presente el señorío divino. En esto consiste el concepto de teocracia que se estudia en el Libro 2 del Discipulado Avanzado Comunitario en esta serie. El ser humano es limitado a la hora de tomar decisiones, pues estas se basan en la información que él recibe. Dios como único ser eterno y preexistente no tiene límites, Él no tiene una opinión de la realidad basada en sus limitaciones, porque Él no tiene limitaciones. Él es la verdad, o sea que no hay nada que ocurra fuera de sus designios. De aquí que Su omnisciencia es necesario que la entienda todo aquel que se somete a Su señorío.

3. Dios como Creador no se impone al estilo de un dictador humano, sino que exige el voluntariado incondicional de aquellos que son su pueblo. Sin embargo, a pesar de esperar la entrega voluntaria de su pueblo a Su reinado, no lo deja a la libertad humana de hacerlo a la manera que el hombre entienda. Él exige la forma y las acciones específicas en que se le debe rendir la voluntad.

Preguntas:
a) Si Dios no es un dictador, ¿a qué considera usted que se refiere el término «regirá con vara de hierro»? (Ap. 2.27).

b) Haga una lista de las diferentes fiestas que aparecen en esta porción.

c) Investigue en qué contexto festivo se produjo la porción de Mt. 21.1-17 y qué repercusión debió tener la purificación del templo.