Porción 123: El guardar las fiestas del Señor.

Texto áureo: Dt. 16.1-17

Lecturas para adultos en la semana:
Dt. 16.1-17; Jue. 21; 1 R. 8; 2 Cr. 31; Esd. 3; Is. 2

Descripción del tema:
1. Las fiestas se pueden analizar de formas diferentes, pues el orden que Dios les ha dado tiene este objetivo. Por ejemplo: (1) Como un todo o de forma general resaltando el mensaje a partir de esa complejidad; (2) Se pueden dividir en dos grupos con un orden variable en dependencia del calendario civil o bíblico que se use: (a/b) Pésaj, Matzot, Reishi y Shabuot; (b/a) Teruah, Hakipurim y Sucot; (3) Se pueden mirar de forma individual en donde cada una describe en detalles lo que todas anuncian en conjunto; (4) Se pueden analizar por separadas o en conjunto como una analogía de: (a) la relación de pareja, (b) un ejército en la batalla, (c) un edificio en construcción, (d) la relación reino y Rey, etc.

2. Las fiestas ayudan a salir de la rutina y nos permiten crear un ambiente diferente con un sentido completamente espiritual en lo individual, en la familia y en la comunidad. Alguien pudiera decir: ¿No es mejor salir de vacaciones? La respuesta es simple: No es mejor, aunque sea también un tiempo necesario. Las vacaciones permiten desconectar de la rutina, pero con el riesgo también de desconectarnos de la vida espiritual. Las fiestas bíblicas tienen esa dualidad, por un lado, permiten romper con la rutina, y por otro, permiten continuar conectados con las enseñanzas divinas, las reflexiones espirituales, las relaciones de amor en comunidad y la intimidad con Dios.

3. Debe entenderse también que Dios enseñó que celebrar las fiestas no se podía hacer de una forma supersticiosa, al igual que ningún mandamiento; sino que debían ser ‘guardadas’ con ‘responsabilidad’ y ‘sinceridad de corazón’. Lo primero implica cuidar de no caer en el olvido o que todo lo que ellas implican sea cambiado por cosas sin sentido, que atentan contra su valor y significado. Lo segundo, es que deben celebrarse con el sentido de compromiso moral en su cumplimiento, o sea que naciera en el deseo de adorar a Dios y agradar solo a Él.

4. Hoy a la luz del evangelio se puede encontrar con más claridad el sentido de cada fiesta, teniendo en cuenta que ellas anunciaron un futuro que tendría cumplimiento en Jesús y también el futuro de los tiempos para el pueblo de Dios y toda la humanidad. Muchos a la luz de esto desean celebrar las fiestas hoy, pero se debe entender que esto no precisa una imitación 100% al estilo rabínico del judaísmo de hoy. Ellos tuvieron que hacer muchas actualizaciones y, por tanto, variaciones como consecuencia de la destrucción del templo; sin tener en cuenta la venida mesiánica de Jesús, toda su obra y enseñanza. Entonces, hay que establecer una coherencia entre el texto del TaNaK y de los Escritos apostólicos, esta es la verdadera regla de fe y práctica de los hijos de Dios.

Preguntas:
a) Escoja uno de los símbolos que se ajustan a las fiestas y explique una de ellas.

b) Encuentre alguna fiesta en la que participó Jesús y comparta con el grupo las cosas que hizo.

c) Escoja una de las fiestas y analice, a la luz de las profecías, qué está anunciando.