Porción 134: El Dios de los detalles.

Texto áureo: Dt. 24.16-22

Lecturas para adultos en la semana:
Dt. 24.16-22; Sal. 136-137; Pr. 14-15; Is. 57; 1 Ts. 5.12-28; 2 P. 1.1-15

Descripción del tema:
1. Dios se preocupa del converso, del huérfano, de la viuda y manda a sus hijos a que también se preocupen por ellos. Alguien pudiera preguntar: ¿Y por qué incluye aquí al convertido? Porque es débil en la fe, porque necesita de un cuidado especial como los más débiles de la congregación. Hay quien se debilita por las circunstancias por la que está pasando, aunque lleve cincuenta años en la fe, pero el converso precisamente por el poco tiempo que lleva en la fe y por todo lo que tiene que aprender y poner en práctica, necesita de un cuidado especial de parte del resto de los hermanos.

2. De forma general Dios no sólo se preocupa por el débil, sino que esto es parte integral de cómo desea que nos relacionemos con Él. La grandeza de Dios no se manifiesta únicamente en que es elevado, sublime o exaltado, sino también en que es defensor de los más débiles. Mientras más alguien cumpla con esto, más cerca estará de parecerse a Él. La espiritualidad no puede ser secuestrada por los creyentes, sino que debe ser ofertada y regalada también al desvalido. En otras palabras, la espiritualidad se expresa en actos de bondad hacia los necesitados, tanto o más que en el desarrollo egoísta de uno mismo.

3. Aunque en la porción anterior (Dt. 23.24) se trató este tema de los trabajadores, preferimos ampliarlo en esta, por la relación temática que trae. Dios enseña que es cruel darle a una persona acceso a la comida y a la vez prohibirle que la coma. En base a este razonamiento, Dios prohíbe colocar un bozal a un animal que está arando en el campo. Interesantemente, esta ley trajo otras aplicaciones para Israel que, aunque no son partes del texto, pudiera ser muy bueno tenerlas en cuenta. Por ejemplo, los rabinos entendieron basados en esta ley, que no era bueno tampoco presentar comida frente a invitados y después negársela. Ni chantajear a través de una comida para que la gente escuche o haga la voluntad del anfitrión.

Preguntas:
a) Según 1 Ts. 5.12-28 ¿cuál debe ser el trato ministerial suyo con los diferentes tipos de hermanos en su congregación?

b) ¿En qué sentido un hermano “espiritual” pudiera no serlo a luz de esta porción?

c) A la luz de esta porción, ¿cuál cree usted que sería la cualidad de Pedro que le llevó a escribir 2 P. 1.12-15?

d) ¿En qué sentido cree usted que Pablo pudo aplicar este principio en su carta a Timoteo? (1 Tim. 5.17-18)