fbpx

Porción 31

Texto áureoExodo 3
Lecturas para adultos en la semana

Día 1 Exodo 3

Día 2 Marcos 4-5

Día 3 Hechos 28

Día 4 1ªTimoteo 1:12-20

Día 5 1ªTimoteo 6:11-19

Día 6 Apocalipsis 3:1-22

I- Dios forma, capacita y además te hace influencer.

Moisés se encuentra en el mismo lugar que años después Dios va a usar para traer la ley a Israel (Sinaí), pero en esta ocasión él no tiene idea de lo que va a ocurrir. Sin embargo, Dios sabe que para poder usarlo debía tener un encuentro con él que lo llevará a otra dimensión en su vida, tal como había hecho con sus ancestros Abraham, Isaac y Jacob.

En un principio Dios utiliza el centro de una zarza ardiendo para hablarle y enseñarle que Él está en todas partes, aun cuando haya espinas y fuego. Por otra parte, Dios le está enseñando que Él puede usar hasta algo tan insignificante como una zarza. Por eso, la pregunta de Moisés después: «¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel?», no va a tener mucho sentido. Todos hemos de aprender en algún momento que a quien Dios llama, Él lo capacita y usa, sin importarle cuán grande la persona se vea.

Moisés también debía entender que el liderazgo implica influenciar a otros, pero esto no se puede hacer sin reconocer la grandeza de la gente simple. ¿Qué era la zarza en comparación con otros árboles? Dios hizo de ella algo grande y útil, así también Moisés debía influenciar en otros para que se pudieran convertir en instrumentos útiles de Dios.

II- Una forma diferente del único Dios verdadero.

La respuesta a la pregunta de Moisés es muy alentadora y, a la vez, sorprendente (v. 12). Por un lado, le dice que no se preocupe, que estaría con él; pero por otro le dice que tendrá por señal algo que va a ocurrir mucho tiempo después. ¿Cómo va a ser esto?, porque la señal se necesita ahora, no después.

Las señales de Dios no son para convencer solamente, sino que también confirman, orientan y guían. Por otra parte, Él no trata de animar al estilo de los motivadores de la televisión de hoy, sino que simplemente deja clara su bondadosa acción sobre él y toda la nación; le corresponde a quien le ama a sumarse a lo que va a hacer.

III- Una perspectiva de servicio.

Con Dios siempre el futuro será mejor que el pasado. Alguien preguntaba en una ocasión: «¿Qué habré hecho para no merecer la muerte?». Un amigo contestó: «¿Quizás no hiciste nada, tal vez sea lo que vas a hacer?». Si alguno es beneficiario de una bendición especial, en lugar de palmearnos en la espalda y concluir que debe haber sido algo maravilloso que hicimos y nos están recompensando, lo que todo hijo de Dios debe preguntarse es: ¿Qué espera Dios que yo haga con ella?

Preguntas:

1.- Investigue acerca del encuentro de alguno de los líderes de su iglesia local con el Señor.

2.- ¿Por qué cree que Dios estipula requisitos para su liderazgo, si al final Él lo va a capacitar?

3.- ¿En qué sentidose puede decir que Ester y Moisés fueron parecidos en cuanto a la forma en que Dios usa a sus hijos?

4.- ¿Por qué cree usted que Moisés tiene más miedo al pueblo de Israel que a Dios? 

MAKE A DIFERENCE TODAY