Porción 40: De la inspiración a la acción.

Texto áureo: Ex 18.1-12

Lecturas para adultos en la semana:
Ex 18.1-12; Jos 3; 1R 17; Ecl 9-11; Lc 6.27-49; Lc 13.22-35

Descripción del tema:
1.      Jetro escuchó[1] de la victoria de Israel contra Amalec, se llenó de inspiración y salió a visitar a Moisés. Cuántas cosas pueden inspirar a alguien, aunque no hagan tomar acciones. Hay tanto hoy que inspira, a través de las redes sociales y medios de comunicación que nos hemos acostumbrado a escuchar retos buenos, pero no asumimos ninguna acción. Ese asedio inspiracional, muchas veces solo emocional o ligero, que la mayoría de las veces no produce acciones favorables convierte poco a poco al hombre en insensible a las acciones saludables que nos pueden hacer crecer. La historia de Jetro debe ser inspiradora para nosotros, él no solo se sintió motivado, sino que se levantó e hizo una acción.

2.      La palabra hebrea cohen no siempre quiere decir ‘sacerdote’. Pese a lo que piensan muchos, este no es su significado exacto, sino que es el de ‘persona importante’, ‘ministro’ o ‘funcionario importante’. No todos en aquel entonces pertenecían a una casta sacerdotal definida en una nación, sin embargo, muchos de los que eran importantes hacían una función sacerdotal; por esto, la palabra adquirió la connotación sacerdotal prioritaria posteriormente. El cargo de Jetro, entonces, hace referencia más a un “principal” de Madián que a un sacerdote idólatra[2]; por reacciones como esta y su apoyo a Moisés podemos inferir que Jetro más bien es un heredero de la enseñanza correcta como habían sido otros.

3.      Moisés recibe a su suegro de rodillas, no como cuando alguien hace idolatría, sino en símbolo de amor, respeto y alegría, tal vez dándole honor a su nombre Jetro, que viene de la raíz yetre, lo cual significa ‘abundante’. Este hombre era abundante en cualidades que le hacían ser de alegría y refrigerio para los que se relacionaban con él.

4.      Moisés cuenta a su suegro las cosas buenas, las malas y cómo en todo se había manifestado la mano de Dios. Qué bueno es ver así la vida, con el lente de que todo obra para bien[3].

5.      Jetro vio, a través del testimonio que le está dando Moisés, cómo Dios había hecho con los enemigos de Israel lo mismo que habían hecho ellos.

Preguntas:
a)      Comparta con su grupo algunos de los retos ministeriales que tiene para este año y qué está haciendo para llevarlos adelante.

b)     Comparta con su grupo si alguna vez ha tenido la oportunidad de dar un reconocimiento grande a un anciano y qué recomendaría.

c)      ¿Por qué cree usted que Dios tiene control de las cosas malas, si Él es un Dios de amor?



 [1] La palabra hebrea yishmá (יִּשְׁמַע) significa no solamente ‘escuchar’, sino también tiene implícito ‘entender’ y ‘obedecer’. O sea, que Jetro no sólo escuchó algo así como la historia de lo que pasó, sino que lo procesó en su mente y por eso vemos que obedeció. Es por esto que en varias ocasiones se encuentra en la Biblia la frase: «oídos para oír».
[2] Por esto la primera reacción de Jetro fue adorar a Dios.
[3] Ro 8.28