Porción 47: El juramento de honrar a los padres.

Texto áureo: Ex 20.12

Lecturas para adultos en la semana:
Sal 27; Pr 22-23; Mal 1; Mt 15; Jn 8-9; Ef 6.1-9

Descripción del tema:
1. Interesantemente, Dios pone el respeto a los padres a la altura de reconocerle a Él como Dios. Una de las razones para esto se encuentra en el propio texto: «para que tus días sean alargados», lo que no se refiere a longanimidad, sino a calidad de vida. En el crecimiento de una persona mucho se debe a un roce con los padres, inclusive de manera inconsciente. Si no hay una buena administración de estás emociones, la vida del ser humano será muy desequilibrada. Para poder tener un buen bregar de esas emociones se debe comenzar en este punto de honrarles.

2. Honrar es mucho más que agradecer por las provisiones o por los beneficios que los padres han hecho por sus hijos. Fíjese que esta palabra vino para una generación que hizo muy poco por sus hijos en el sentido de provisión. Dios fue quien proveyó el alimento, la ropa y cuanto hizo falta en el desierto. Este juramento de honrar a los padres no depende de lo que los padres hacen por los hijos o si fueron buenos padres; más bien han de ser respetados porque el regalo de la vida viene a través de ellos.

3. Esta palabra o juramento encuentra un paralelo en Lv 19.3, donde aparece la palabra «temer»[1]. De aquí que abarca dos áreas: hacer acciones positivas (honrar) y no hacer acciones negativas (respetar). A continuación, se muestran dos listas de algunas sugerencias para meditar y profundizar en cuanto a cómo honrar y respetar a los padres[2]:

Honrar:
· Busca oportunidades de servir y ayudar a tus padres (por ejemplo: deja que se sienten mientras tú les traes comida o les atiendes).

· Preocúpate de levantarte y saludar a tus padres cuando entren a una habitación donde ya tú te encuentras.

· Escolta a tus padres cuando se vayan (di “hasta luego”).

· Donde haya sólo una silla, ofrécela a ellos en vez de tomarla para ti.

Respetar:
· No te sientes en la silla de tus padres.

· No llames a tus padres por su primer nombre, sino utiliza un título como “Mami” o “Papi”.

· Utilizar siempre un tono de voz agradable cuando le hables a tus padres.

· Evita interrumpir a tus padres cuando estén hablando.

· No contradigas de forma directa a tus padres.

· No corrijas o avergüences a tus padres delante de otros.

· No discutas agresivamente con tus padres.

· No desobedezcas a tus padres.

· No empieces a comer antes de que tus padres lo hagan.

· No te retires de una habitación o conversación sin el consentimiento de tus padres.

· No despiertes a tus padres a menos que ellos te lo pidan.

4. Ahora, este juramento muchas veces es enfocado solamente en los hijos, pero recuerde que los padres también son hijos. Así que aquí se exige no solo el acto de hacer, sino también el de enseñar a los hijos a honrar a los padres. Esto implica la enseñanza en sí, la corrección y el ejemplo palpable de la vida de unos padres que honran a sus padres. A veces los padres exigen a sus hijos esto sin haberles enseñado con su propio ejemplo.

5. Por otra parte, es sabido que los padres no son perfectos y algunos son “problemáticos”. Sin embargo, no importa cuán difícil sea el carácter de un padre, un hijo todavía está obligado a mostrar honor y respeto. Esto se aplica incluso si un padre biológico ha abandonado a su hijo o incluso si ha sido grosero, desagradable y lo avergüenza. Al mismo tiempo, mientras esto es un juramento también se debe ser guardián de nuestro propio bienestar. Por tanto, uno no está obligado a poner en peligro su salud física o emocional por un padre. Por lo tanto, si un hijo no puede enfrentar la conducta de sus padres, puede guardar la distancia sin la necesidad de deshonrarlo. Por supuesto, todo esto no justifica en modo alguno a un padre abusivo. Alguien decía en una ocasión: «los padres abusivos necesitan perdón y sus hijos también necesitan perdonar», y todo esto a través de la honra.

6. De actitudes como la de Jacob con Abraham y Moisés con Jetro se puede concluir que en esta lista de honra también se encuentran los abuelos y los suegros. Sin embargo, en un caso de conflicto de intereses, el honor a un padre tiene prioridad.

7. El honor no debe acompañar a los padres tan solo en vida, sino que póstumamente deben ser honrados antes las generaciones que siguen. Y principalmente con una vida santa y en sabiduría, obligando a todos a que reconozcan cuán buenos han sido nuestros padres al ver las acciones nuestras.

Preguntas:
a) Si alguien le pregunta cuánto han invertido tus padres en ti para que les honres, ¿cuál sería su repuesta?

b) Vivimos en una sociedad que trata de romper este vínculo de honra, ¿cómo pudiera usted tomar acciones para este fin?

c) ¿Qué ejemplo pudiera poner usted de situaciones sociales que mal educan con respecto a esta palabra?

d) Saque unos minutos para honrar con sus palabras a sus padres ante su grupo de clase.



[1] Tiraú (תִּירָאוּ) dos textos nos pueden favorecer a entender el dualismo entre temor y respetar u horar de esta palabra: Gn 3:10; 22:12

[2] Estas no son como una la ley para cumplir, sino sugerencias sacadas del Talmud, Arba Turim y el Shuljan Aruj, que ilustran detalles que pueden enriquecer la reflexión acerca de este punto.