Porción 56: Subiendo al monte.

Texto áureo: Ex. 24

Lecturas para adultos en la semana:
Ex 18.1-12; Jos 3; 1R 17; Ecl 9-11; Lc 6.27-49; Lc 13.22-35

Descripción del tema:
1.      La mayoría de las personas cree que Moisés solo subió al monte Sinaí en una ocasión, recibió las tablas de piedra y bajó. Pero no hay nada más lejos de la realidad, él subió en cinco ocasiones y en cada una sucedieron cosas diferentes. En esta porción estaremos detallando cada una de ellas.

2.      La primera subida al monte la encontramos en Ex. 19.3 y estudiamos de ella en la Porción 42. Al bajar Moisés se reunió con los ancianos y les contó lo que Dios le había dicho y ellos respondieron: «Todo lo que el Señor ha dicho, haremos[1].  

3.      La segunda subida al monte la encontramos en Ex. 19.8, cuando se le explica qué va a hacer para ser reconocido como profeta por el pueblo. Luego Moisés regresa a ellos, les cuenta todo, les hace rituales de purificación y les señala los límites de lo que podían hacer para no morir delante de la presencia del Señor. El encuentro acordado con Dios sería tres días después.

4.      La tercera subida la encontramos en Ex. 19.16, que fue el día esperado en el que Dios le dijo a Moisés las Diez Palabras en medio de truenos relámpagos y el sonido del shofar, lo que provocó que el pueblo se alejara por temor y le pidiese a Moisés que hablara él solo con Dios, pues ya le reconocían como intermediario y profeta (v.20). Luego comienza Dios a decirle a Moisés los mishpatim. Al terminar, Dios le indica que regrese y le diga al pueblo que no traspase los límites. Interesantemente, Moisés responde que ya Él se lo había dicho, pero no sabía que Dios le iba a decir ahora que trajera consigo a un grupo, pero el pueblo podría no entender y entonces subir todos (vv.21-24). El grupo incluía a Aarón, Nadab, Abiú y setenta ancianos, pero le especifica que se quedaran inclinados desde lejos y solo Moisés se acercaría (Ex. 24.1-2). Al Moisés descender (Ex. 19.25; 24.3), le va a mostrar al pueblo por escrito las Diez Palabras y los mishpatim (vv.3,4,7). ¿Por qué las escribió?, pues para sellar un pacto con ellos; por eso edificó altar para sacrificio y levantó las doce columnas. Note que esto que escribió no tiene que ver con las tablas de piedras, porque ese momento no ha llegado. Este libro se llamó: Sefer Habrit (‘Rollo del Pacto’). A lo que el pueblo respondió: «Haremos todas las cosas que el Señor ha dicho, y obedeceremos.»[2].

5.      La cuarta subida la encontramos en Ex. 24.9, pero los ancianos desobedecieron al no inclinarse completamente, sino que miraron a Dios. A pesar de esto, Dios no los castigó, regresaron en paz y comieron aquella noche (v.11). 

6.      La quinta subida la encontramos Ex. 24.12-18 y la hace junto a Josué, permaneciendo arriba durante cuarenta días y noches. Es aquí donde le va a dar las leyes referentes al tabernáculo, el sacerdocio, el servicio y además las Diez Palabras.

7.      Después de esto Moisés va a estar entrando y saliendo del monte por varias ocasiones más. Por eso usaba un velo, pues el resplandor de la gloria de Dios quedaba marcado en su rostro y el pueblo no podía mirarle.

Preguntas:
a)      ¿Por qué cree usted que Dios hizo subir a Moisés varias veces al monte?

b)     Si el pueblo escuchaba todo lo que ocurría en el monte, ¿por qué cree usted que Dios ordena a Moisés que les escriba estos mandamientos?

c)      ¿Qué armonía encuentra usted entre lo sucedido en el Sinaí y la enseñanza de Jesús en el Monte de los Olivos?


[1] Ex. 19.8

[2] Ex. 24.7