Porción 81: La fiesta del Teruah.

Texto áureo: Lv. 23.23-25

Lecturas para adultos en la semana:
Lv. 23.23-25; 2 Sam. 5-6; Sal. 12; Sal. 47; 1 Ts. 4.13-18; 1 Ts. 5.1-11

Descripción del tema:
1. Aunque tradicionalmente se dice Fiesta de las trompetas, la palabra hebrea teruah no es exactamente eso, sino un tipo de sonido específico que se hace con una trompeta hecha con el cuerno de un carnero que se llama shofar. También se le llama a esta fiesta Rosh Hashana, por su ajuste en el calendario babilónico durante el cautiverio, y significa ‘principio del año’ (Ez. 40.1).

2. Así mismo como Pésaj es la introducción para Matzót y para Shavuot la fiesta de esta porción es la introducción para la Fiesta de la expiación (Hakipurim) y unos días más tarde la de Los tabernáculos (Sucot).

3. La fiesta del Teruah es esencialmente la del reconocimiento y la proclamación del reinado universal de Dios. Sería muy absurdo pensar que la proclamación de Dios como Rey es solamente para esta fecha y que no se puede hacer en otro momento del año. Esta fecha debe entenderse como el resumen y la dedicación de todo lo que ha pasado en el año en este sentido.

4. Ella también representa el juicio de Dios, donde se anuncia la sentencia venidera por el Creador de los cielos y la tierra, unos para muerte eterna y otros para vida eterna, unos llenos de miedo y otros con la alegría de estar ante el Rey, que es a la vez el Padre que los ama infinitamente. Una costumbre muy antigua en esta fiesta ilustra efectivamente esto: El padre de familia regala algún detalle representativo a todos sus miembros, para enseñar que debemos buscar siempre presentarnos ante Dios como hijos y no como enemigos, pues Él tiene cosas especiales para cada uno de nosotros.

5. El son de la trompeta, que debe ser escuchado por lo menos dos veces en la fiesta, también se refiere a un llamado divino que hace despertar al hombre del silencio del pecado a la adoración a Dios, al servicio a Él, al amor a los demás y a la necesidad de ser coherentes con lo que se cree. La fiesta se debe caracterizar por algo que debe suceder el año completo: El análisis introspectivo para no dormir como el resto del mundo pecador.

6. La palabra hebrea para arrepentimiento es teshuvá y quiere decir ‘un retorno’, un ‘volver’, y no tanto un arrepentimiento sin un sentido específico. Nadie puede arrepentirse sin saber cómo se ha de vivir correctamente. Por eso Pablo habla de la estatura del varón perfecto y cómo él se mueve en ese sentido; su meta era moldear su vida a la de Jesús[1].

7. Aunque mayormente es en los dos primeros días que se escucha el sonido teruah, la fiesta se desarrolla por 10 días que deben ser observados como alguien que va a un juicio, pero no como los que creen que será algo triste como consecuencia de lo que ha hecho, como con miedo; sino como alguien que sabe que va a un Juez único, que es amoroso, perdonador y que es su Padre, en quien el corazón arrepentido encuentra perdón y restauración.

8. Bajo esta forma, la expectativa de la fiesta es de prosperidad futura: ¡Que el próximo año sea dulce, libre de cualquier maldad en que nos podamos ver envueltos!

Preguntas:
a) Interprete 1Ts. 4.13-18 a la luz de esta porción.

b) Aunque sabemos que el año entero está abierto para esto, ¿por qué sería bueno para usted celebrar 10 días especiales como estos?

c) ¿Cuál considera usted que sea la parte más difícil para el arrepentimiento?

d) ¿Cómo sería vivir idealmente el año siguiente a la fiesta?



[1] Ef. 4.13; Fil. 3.13-14